¿REVISAS O TRADUCES? LAS DOS, POR FAVOR

Vamos a hacernos la siguiente pregunta: ¿revisas o traduces? Por un momento, imaginemos que somos pasajeros de un avión y volamos este puente a…Las Canarias.  Cuando estamos sentados en nuestro asiento, nos indican que el avión no ha superado el plan de mantenimiento e inspección periódico al que está sujeto. Aún así, el piloto ha decidido que va a volar igualmente, que no existe peligro alguno. ¿Nos sentiríamos seguros? ¿Viajaríamos tranquilos? Decididamente no.

Del mismo modo que el proceso de revisión de los aviones tiene con objetivo verificar su idoneidad para volar, el proceso de revisión de una traducción garantiza la calidad final de nuestro documento, y además, la tranquilidad y fiabilidad de nuestros clientes.

Todo traductor debe ser consciente de la importancia que esta fase del proceso de traducción no se debe pasar por alto ni el más mínimo detalle. Muchas veces dedicamos bastante más tiempo a la revisión que a la traducción de un documento. Pongamos un ejemplo: un documento con plantilla. Probablemente, tardemos entre quince o treinta minutos en traducirlo. Sin embargo, podemos llegar a dedicarle hasta una hora a su revisión.

El tiempo que le dediquemos a esta tarea será directamente proporcional a la satisfacción del cliente por “viajar en un avión seguro”.

Por esta razón, quiero compartir con mis colegas de profesión la checklist que utilizo cuando reviso mis traducciones. También las de mis compañeros o las traducciones realizadas por becarios o alumnos en prácticas. Creo que puede ser una herramienta muy útil, sencilla, práctica.  Esta puede ayudar tanto a traductores profesionales como a revisores y traductores principiantes.

Checklist

 

1 FORMATO

1.1 Comprobar que todo es legible-nº páginas orden-no hay frases cortadas
1.2 Tipo de letra
1.3 Tamaño de letra
1.4 Negrita, subrayado, cursiva
1.5 Imágenes, gráficos, tablas
1.9 Sellos, timbres, marcas de agua, firmas, rúbricas
1.10 Fondo del documento
Concordancia con el original 100%
2 INTEGRIDAD
2.1 Errores de omisión
2.2 Comprobar encabezamiento, pie de página, márgenes
2.3 Revisión de fechas
2.4 Revisión de números
2.5 Revisión de nombres, datos personales (DNI, domicilio)
2.6 Revisión de direcciones en el documento
2.8 Firmantes de documentos
Concordancia con el original 100%
3 REVISIÓN DE LA TERMINOLOGÍA
3.1 Correcta traducción de términos
3.2 Coherencia y consistencia terminológica (unificación)
3.3 Cursiva para términos en otro idioma
3.4 Notas al pie explicativas/aclaración entre corchetes
3.5 Concordancia con el original 100%
4 REVISIÓN DE LA COHERENCIA/SENTIDO
4.1 Falsos sentidos, false friends
4.2 Revisar fidelidad con el original
4.3 Depurar el estilo (sin el original delante)
4.4 Revisar la ortografía (tildes, puntuación, mayúsculas, etc.)
Concordancia con el original 100%
5 LECTURA COMPLETA FINAL
5.1 Cheklist 100%

 

Si alguno de vosotros tiene una propuesta mejorada, ¡es totalmente bienvenida! Lo más bonito de nuestra profesión es poder compartir recursos. Estos nos ayuden a mejorar y contribuir a la buena imagen de nuestra profesión y del gremio traductor.

Publicado en CBLingua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *