El Brexit

El Brexit y las posibles repercusiones en el mercado de la traducción

Hoy día, existen muchos temas que nos preocupan y uno de ellos es el Brexit. A todos nos sorprendió cuando en el año 2016 Reino Unido decidió que quería marcharse de la Unión Europea. Era algo de lo que no habíamos oído hablar antes, incluso muchos de nosotros no conocíamos esta posibilidad.

Tras el paso del tiempo, todo eran dudas. Principalmente sobre cómo afectaría la salida de Reino Unido a cada uno de nuestros países y a cada sector. La incertidumbre sigue vigente ya que hasta hoy mismo no se decide si el Brexit sigue adelante o no.

Sobre las ocho de la tarde, hora peninsular, comienza la votación en el parlamento británico sobre el acuerdo que Theresa May, la primera ministra de Reino Unido, negoció con la Unión Europea. Theresa May insiste en que el Brexit es lo que necesita Reino Unido. Incita a los diputados a apoyar este acuerdo.

Según el Artículo 50 del Tratado de Lisboa en el que se establece la posibilidad de que un Estado Miembro pueda salir de la Unión Europea, Reino Unido tiene un periodo de dos años para llegar a un acuerdo. Ese plazo termina el próximo 29 de marzo. Sin embargo, en caso de no poder llegar a un acuerdo, Bruselas estudia la posibilidad de una prórroga.

Independientemente del resultado, las dudas siguen surgiendo. Si una vez llegado a un acuerdo Reino Unido sale de la Unión Europea tendrán que establecerse nuevas leyes, acuerdos, reglas, etc. Estas afectarán a todos los sectores: político, comercial, financiero, entre otros.

En nuestro caso, la traducción también se verá afectada.

¿Cómo afectará el Brexit a la traducción?

Teniendo en cuenta que existen relaciones comerciales y acuerdos de distinta índole entre Reino Unido y todos los países de la Unión Europea, incluido el nuestro, España, la traducción se verá afectada de diferentes maneras.

En primer lugar, si el Brexit tiene éxito y Reino Unido consigue salir de la Unión Europea el volumen de trabajo aumentará. ¿Y por qué? Pues bien, entre otras cosas puede que surja la necesidad de crear nuevos acuerdos comerciales con nuestro país. Ello requerirá la traducción de dicho acuerdo y de todos los documentos del trámite.

De hecho, varias empresas de traducción jurada ya han notado este aumento de volumen. Sobre todo la preocupación tanto de clientes británicos como de clientes españoles.

Por otro lado, también afectará a los españoles residentes en Reino Unido ya que posiblemente necesiten traducciones juradas de todos sus documentos “personales” (documentación académica, certificado de penales, partidas de nacimiento) para poder permanecer en Reino Unido.

Además, a estos documentos se unirán unos nuevos. Por ejemplo, un visado en caso de querer seguir trabajando o empezar a trabajar en Reino Unido. Esto supone la necesidad de la traducción jurada de dicho documento.

Así mismo, si se decide que los españoles deben volver a su país, necesitarán traducciones juradas al español de la documentación allí obtenida. Por ejemplo, títulos académicos, experiencia laboral, etc. para que pueda ser validada en España.

Ni que decir tiene que este aumento de volumen llevará consigo la urgencia de estas traducciones.

A pesar de la incertidumbre y los posibles problemas que pueda generar el Brexit, la traducción estará al pie del cañón para que todos los trámites se lleven a cabo de la mejor manera posible y que el idioma no suponga un obstáculo más en todo el proceso de cambio que estamos viviendo hoy día.

Publicado en CBLingua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.