Inmigración

El papel de los traductores e intérpretes en la inmigración

Entre los muchos problemas a los que nos enfrentamos hoy día uno de ellos es la inmigración. A menudo, países de todo el mundo reciben a cientos y cientos de inmigrantes.

Bien es conocido el caso de Estados Unidos. Con la llegada al poder del presidente Donald Trump, tanto los inmigrantes residentes en Estados Unidos como los que quieren formar parte de este país se han visto afectados debido a la dura política de inmigración que el magnate ha llevado a cabo.

Su decisión de levantar un muro en la frontera con México o la de separar a niños de padres en la frontera no ha frenado a los muchos centroamericanos que han decido dejar sus vidas y sus países para poder llegar a Estados Unidos y alcanzar una vida mejor. ¿Y por qué estas duras decisiones no han frenado a los inmigrantes?

Pues bien, posiblemente porque en sus países estén viviendo situaciones tan extremas que prefieren arriesgarlo todo antes que seguir viviendo así.

Independientemente de sus motivos o su procedencia, en sus mentes siempre surgirán las mismas dudas. Qué hay que hacer para poder vivir en Estados Unidos. Dónde tengo que ir. Cómo puedo informarme. Y, sobre todo, si no hablo inglés, cómo me comunico.

Seguro que todos hemos experimentado alguna vez esa impotencia que se siente al querer explicar algo y que no nos entiendan. Pues imaginaos cuando no se habla un mismo idioma. Es aquí donde nuestro papel, el papel de los traductores e intérpretes, entra en juego.

En estos casos la traducción actúa de dos formas.

La primera de ella es la necesidad del inmigrante de traducir su documentación personal, es decir, certificado de nacimiento, certificado de antecedentes penales, entre otros. Así lo exige el USCIS, Servicio de inmigración de Estados Unidos.

Sin embargo, este servicio no proporciona la labor de la traducción ni la interpretación a los inmigrantes. Dentro de esta primera forma en la que actúa la traducción se encuentra, por ejemplo, la obligación de cumplimentar un formulario para solicitar asilo en Estados Unidos, el cual tampoco se facilita en ningún otro idioma que no sea el inglés. Por tanto, se necesitará a un traductor. El inmigrante será el que se encargue de buscar y contratar sus servicios.

Otra de las formas en la que actúa la traducción, es, en este caso, a través de la interpretación. Por ejemplo, para informar al inmigrante de sus derechos al llegar a la frontera o para acompañarlo en la entrevista obligatoria después de presentar dicha solicitud. De nuevo, tendrá que ser el inmigrante el que busque y contrate sus servicios.

Es así como el papel del intérprete o traductor se convierte en algo fundamental. Este deberá conocer no solamente ambos idiomas a la perfección. También la cultura de ambos países. Y por supuesto todo el trámite legal, ya que, seguramente, tenga que informar sobre el proceso al inmigrante. El papel del traductor no se centra simplemente en traducir de un idioma a otro. A veces, actuará como apoyo emocional. Y, sobre todo será el pilar principal sobre el que se sustente el inmigrante para poder alcanzar su objetivo.

En CBLingua, podemos ver que la traducción forma parte de todos y cada uno de nosotros. No solamente ayuda a que podamos viajar o trabajar en otro país, a que podamos ver películas en nuestro idioma o a qué podamos leer cualquier libro de cualquier autor del mundo. También ayuda a que muchas personas alcancen su sueño sin que el idioma sea un obstáculo más.

Publicado en CBLingua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.