La traducción jurada en vehículos comprados en Alemania

Volkswagen, Audi, Mercedes o BMW son algunas de las grandes marcas automovilísticas de la actualidad. Todas ellas tienen un componente en común: el país de fabricación, Alemania. Según numerosos estudios, el mercado automovilístico más grande de toda Europa se encuentra allí y es por esto que muchos españoles deciden poner rumbo al país germano para adquirir un vehículo ahorrando casi un 30% del precio respecto al que encontraríamos en nuestro país por el mismo modelo.

LA COMPRA DE VEHÍCULOS EN ALEMANIA Y LA TRADUCCIÓN JURADA DE LA DOCUMENTACIÓN 

la apuesta por el transporte individual frente al transporte público con el fin de garantizar las medidas de distanciamiento interpersonal pueden favorecer a este sector y provocar una subida en las ventas. Es por esto que muchas marcas con el fin de incentivar el consumo y reactivar sus ventas están realizando ofertas y promociones para captar la atención de los clientes.

TRADUCTOR JURADO DE ALEMÁN

En todo este proceso hay un documento indispensable que nos permitirá demostrar la adquisición del vehículo, la factura. Al estar redactada en alemán, se hace imprescindible una traducción de la documentación al español. A continuación se explicará el proceso de compra de un coche en Alemania y qué documentos requerirán una traducción al español.

 ¿CÓMO PUEDO COMPRAR UN COCHE EN ALEMANIA Y MATRICULARLO EN ESPAÑA?

 Podríamos dividir el proceso de compra en dos fases. La primera, en la que se desarrollará la compra del vehículo en Alemania con su correspondientes trámites y, la segunda fase que se centrará en los trámites administrativos que hay que realizar en España para legalizar que dicho automóvil pueda circular por nuestro país.

FASE 1: COMPRA DEL VEHÍCULO EN ALEMANIA

Se debe realizar una revisión tanto interna como externa del vehículo y una comprobación de que el número de bastidor coincide con el que aparece en la documentación que el vendedor te ha facilitado. Además, el coche deberá tener al día la ITV alemana, disponer de un certificado de conformidad en el que aparezcan las características técnicas del vehículo, el permiso de circulación en regla y un informe que acredite si el vehículo ha sufrido o no accidentes.

Es muy importante recordar que una vez realicemos la compra, el IVA correspondiente se paga en Alemania, por lo que cuando volvamos a España no tendremos que volver a pagarlo. Una vez adquirido, necesitaremos una factura en el caso de que la compra la realicemos a través de un concesionario y un contrato en el caso de que nos decantemos por un vendedor particular.

Los dos últimos pasos de la fase 1 se corresponden con una inspección técnica que tiene que pasar todo vehículo comprado en Alemania. Además, necesitaremos una matrícula y un seguro con validez temporal que nos permitan transportar nuestro automóvil a España.

 

FASE 2: REGISTRO DEL VEHÍCULO EN ESPAÑA

Una vez lleguemos a España dará comienzo esta segunda fase en la que tenemos que registrar el vehículo que hemos comprado en Alemania. En primer lugar, tal como se expuso anteriormente, necesitaremos una traducción jurada del contrato de compra-venta o de la factura que demuestre la adquisición del mismo.

¿POR QUÉ UNA TRADUCCIÓN JURADA?

Bien, porque necesitamos un documento que acredite oficialmente que la traducción propuesta es fiel y completa al documento original y que esté redactada por un experto (traductor-intérprete jurado) acreditado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, dotando así a la traducción de validez legal.

Por otro lado, se tendrá que abonar el conocido impuesto de circulación (ITVM: Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica) y solicitar la matriculación del vehículo en España rellenando el documento expedido por la Dirección General de Tráfico. Por último, deberemos volver a pasar la ITV en España y para ello necesitaremos los documentos que acreditaban esta inspección en Alemania.

 

Deja un comentario