Los procesos de traducción después del COVID-19

Renovarse o morir, esta es la frase que muchas empresas se están planteando a raíz de las consecuencias socioeconómicas provocadas por el covid-19 como van a ser los procesos de traducción después del COVID-19. Con la mayor parte de la economía del país parada, las nuevas tecnologías se posicionan como una herramienta esencial para el tejido empresarial en una época de crisis.

Cómo van a ser los procesos de traducción después del COVID-19

Esto hace que nos planteemos la siguiente pregunta: ¿cómo van a funcionar los diferentes sectores después del covid-19? Todo apunta a que se potenciará el teletrabajo y el servicio digitalizado. En el sector de la traducción se prevé que la implantación de estas innovaciones tecnológicas tendrán un impacto real y duradero.

Estamos siendo testigos de una situación excepcional en nuestro país, en la que millones de personas están trabajando desde sus casas permitiendo así mantener la actividad empresarial bajo mínimos. Los traductores pueden ser los que mejor se han adaptado a este escenario pues el trabajo que realizan desde casa puede ser prácticamente el mismo que realizaban en la oficina.

los procesos de traduccion desupués del covid-19

 

En CBLingua  están apostando por los procesos de digitalización.

Aun así, este sector está viendo como a raíz de la crisis del coronavirus se están impulsando novedosas innovaciones tecnológicas como la inclusión de la firma digital en las traducciones juradas. Desde CBLingua se está apostando por la digitalización de sus servicios y para ello están en proceso de obtener la firma digital reconocida por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre para incorporarla en las traducciones juradas.

La implantación de esta medida disminuirá el plazo de entrega ya que el cliente no tendrá que esperar a que se le envíe la documentación a su domicilio ni tendrá que pasar por la oficina para recogerla. De esta manera, el cliente podrá acceder a la traducción jurada donde sea y cuando sea y como consecuencia, se reducirán los trámites burocráticos ya que muchas Administraciones Públicas están aceptando las nuevas traducciones juradas firmadas digitalmente.

Firmes digitales en la traducción jurada.

Por otro lado, en relación a la incorporación de las firmas digitales, el periódico Europa Press se hace eco de que el Colegio Oficial de Gestores Administrativos de Sevilla ha iniciado los trámites para la creación de un mandato electrónico que podrá firmar cualquier persona desde su ordenador o teléfono móvil. Un mandato según el diccionario del español jurídico es aquel “contrato por el que se obliga una persona (mandatario) a prestar algún servicio o hacer alguna cosa por cuenta o encargo de otra (mandante)”.

Por lo tanto, un mandato es un tipo de poder notarial y quizás este es uno de los documentos que pueda presentar mayor dificultad a la hora de realizar una traducción especializada. El equivalente a este mandato en inglés quedaría reflejado mediante el término power of attorney, en el que el mandatario sería el representative o attorney-at-law y nos referiremos al mandante como principal o granter. Tal y como ocurre en español, existen diferentes tipos de poderes notariales aludiendo al tipo de gestión que permiten realizar y a la vigencia del mismo.

Todo esto reafirma esa tendencia a la digitalización de la que hablábamos antes en la que las empresas no van a ser las únicas que experimenten cambios, los consumidores no volverán a ser los mismos de antes una vez finalice el confinamiento. Actualmente, los servicios de comercio electrónico, las plataformas de contenidos digitales como Netflix, HBO o Prime Video o los portales de internet destinados a la educación o al teletrabajo están modificando las conductas de los consumidores.

Las empresas y el teletrabajo

Las empresas son conscientes de ello y por lo tanto están adaptándose y transformándose de acuerdo a las nuevas necesidades de los usuarios. Todo hace pensar que la localización será la piedra angular de esta nueva situación a la que nos encaminamos en la que la accesibilidad a internet en todo el mundo está provocando la necesidad de contenidos traducidos. El objetivo de las empresas a partir de ahora será el de proporcionar experiencias a los usuarios en sus lenguas maternas. Comenzarán por contenidos como el nombre, la descripción del producto o el servicio de atención al cliente.

Como conclusión, la crisis provocada por el coronavirus está demostrando que el sistema globalizado en el que vivíamos va a cambiar con casi total seguridad, prueba de ello son los casos de localización de contenidos y la apuesta por sectores cada vez más digitalizados.

A raíz de esta situación, tanto empresas como particulares vamos a cambiar la concepción del mundo que teníamos con anterioridad. Esto ha derivado en la convivencia de dos tipos de personas: las que se adaptan a las circunstancias aceptando la nueva situación y las que se estancan en ella.

Desde CBLingua nos posicionamos como las primeras; hemos aceptado la nueva situación actual y nos hemos adaptado a ella de la mejor manera posible ya que “el progreso consiste en renovarse” tal y como decía Miguel de Unamuno.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.